VITAMINAS PARA REDUCIR EL SÍNDROME PREMENSTRUAL

Según sugiere un nuevo estudio, las mujeres pueden ser menos propensas a desarrollar síndrome premenstrual si consumen una dieta rica en dos tipos de vitaminas B.



Las mujeres que consumen tiamina (vitamina B1) y riboflavina (vitamina B2) en los alimentos reducen significativamente el riesgo de síndrome premenstrual, según los datos de este estudio. La tiamina se encuentra presente en los cereales enriquecidos, los cereales integrales, frijoles y nueces. Según los investigadores el hecho de comer de dos a tres porciones de alimentos ricos en tiamina al día hace que se reduzca significativamente el síndrome premenstrual.

La riboflavina se encuentra disponible en la leche, huevos, carne y verduras de color verde. Comer una o dos porciones de cereal enriquecido o seis o siete porciones de alimentos como las espinacas, leche de vaca o soja, o carne roja parece tener un efecto beneficioso.

El estudio, dirigido por la Dra. Patricia O. Chocano-Bedoya, de la Universidad de Massachusetts, Amherst, fue realizado con la colaboración de más de 3.000 mujeres.

"Se observó un riesgo significativamente inferior de síndrome premenstrual en mujeres con alto consumo de tiamina y riboflavina provenientes de fuentes alimenticias", concluyeron los autores.

En concreto, las mujeres con la mayor ingesta de riboflavina tenían un riesgo 35 por ciento menor de desarrollar los síntomas físicos y emocionales de los síntomas del  síndrome premenstrual en comparación con aquellas que consumían una menor cantidad, según los investigadores.
Sin embargo, el estudio publicado recientemente en línea en la revista American Journal of Clinical Nutrition, en realidad no prueba que estas vitaminas prevengan el síndrome premenstrual. Otros factores podrían desempeñar este papel, dijeron los investigadores.

El síndrome premenstrual es un conjunto de síntomas que pueden variar de leves a severos. Una mujer con síndrome premenstrual puede experimentar cambios físicos o emocionales durante varios días antes del inicio de su período. Estos pueden incluir hinchazón, sensibilidad en los senos, acné, dolor en las articulaciones, problemas de memoria, ansiedad y/o depresión, y para algunas mujeres estos cambios afectan a su calidad de vida.

Los autores del estudio dijeron que se debe seguir estudiando la relación entre estas dos vitaminas del Complejo B y el desarrollo o el tratamiento del síndrome premenstrual.

1 comentario:

María Dolores dijo...

Hola, un grupo de pacientes curadas del SPM y de muchas más afectaciones relacionadas con el ciclo menstrual, hemos creado una plataforma divulgativa para dar a conocer algo muy importante: se ha demostrado que la causa de estos síntomas no está en las hormonas, sino en problemas del útero que pasan desapercibidos en controles ginecológicos habituales.
Recomiendo la siguiente página:
http://histerotoxemia.blogspot.com.es/

Publicar un comentario en la entrada