COMO MEJORAR LOS HABITOS ALIMENTICIOS EN NIÑOS

¿Cómo podemos enseñar a nuestro hijos a comer correctamente y evitar los malos hábitos alimenticios y la elección de alimentos poco saludables?


Al igual que muchas costumbres, los hábitos alimenticios se aprenden muy temprano en la vida y una vez establecidos son difíciles de modificar, aunque no es imposible.

El mejor momento para iniciar a tu hijo en el camino de una correcta alimentación es cuando empieza a comer alimentos sólidos, esto generalmente ocurre en todo el tercer mes de vida.

Hay ciertas pautas que hay que considerar para establecer unos buenos hábitos alimenticios en los niños:
  • Cualquier exceso de alimento consumido por el cuerpo se convierte en grasa que se almacena en las células grasas.
  • Los bebés alimentados con biberón tienden a ser más sobrealimentados de los lactantes. Las madres ansiosas tienden a darles de comer una cantidad mayor que la proporción recomendada.
  • Algunos padres creen, erróneamente, que los bebés más rechochos están más saludables. Esto da lugar a la sobrealimentación.
  • Los bebés necesitan hacer ejercicio. Mantenerlos en cochecitos y en corrales inhibe su actividad, lo que limita su quema de calorías. A los bebés se les debe dejar gatear, trepar, y rodar siempre en zonas libres de peligro.

Hoy en día existe la tendencia al sobrepeso en las familias. Alimentación alta en calorías, dulces y pasteles, y la ausencia de ejercicio físico regular, se transmiten de generación en generación.

Hay una distinción clara entre el hambre y el apetito. El hambre es una necesidad física de alimentos. El apetito es un estado mental de querer comer. Se hace más fuerte cuando vemos a los demás comer y cuando olemos o vemos la comida.

Trate de enseñarle a su hijo a comer sólo cuando tiene hambre y sólo durante las comidas. Los snacks, si se permiten, deben limitarse una selección cuidada, cómo las frutas.

Una segunda porción no suele ser recomendada. Una comida bien planificada es adecuada en porciones para cada persona. Por ejemplo, el arroz debe ser moldeado en copas; el pescado, carne, aves de corral debe cortarse en porciones de tamaño suficiente, y las verduras siempre deben incluirse en las comidas principales.

Nunca es demasiado tarde para modificar los hábitos alimenticios. Todo lo que necesita es una firme resolución y determinación para llevarlo a cabo. Recuerde que no hay nada mejor para nuestros hijos que darles un buen ejemplo, si disfrutamos de una alimentación sana será el primer paso para conseguir mejorar los hábitos alimenticios en los niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada