PREVENIR LA DEFICIENCIA DE VITAMINA D

La vitamina D, también conocida como la vitamina del sol, es una de las vitaminas más esenciales que necesita el cuerpo humano. De hecho, la deficiencia de vitamina D en el cuerpo puede causar consecuencias fatales.

Muchas enfermedades crónicas tienen que ver con la deficiencia de vitamina D, incluyendo la osteoporosis, el cáncer y la depresión. No se puede detener la deficiencia de vitamina D con suplementos vitamínico, la luz solar es la única solución real. Un dato a tener en cuenta, para tener cantidades suficientes de vitamina D, las personas de piel oscura necesitan pasar por lo menos de dos a tres veces más tiempo al sol que los de piel pálida.

Cómo prevenir la deficiencia de vitamina D:
Exposición al sol
Siempre se ha dicho que tomar el sol es peligroso ya que contiene rayos ultravioleta dañinos que pueden causar graves problemas para la piel, pero también es verdad que contiene rayos UVB, que pueden aumentar la producción de esta vitamina D en el cuerpo. Los expertos sugieren que se debe disfrutar del sol durante al menos 10-15 minutos al día, 3 o 4 veces por semana. 

No abusar de los protectores solares
Los protectores solares se deben utilizar cuando nos exponemos por mucho tiempo al sol o lo hacemos en horas de mucha radiación, como es el caso de cuando vamos a la playa en verano. Pero si lo nuestro es dar un paseo por la tarde no será necesario utlizar un protector solar (a no ser que nuestro médico nos los aconseje por algún problema de piel). Si tenemos la piel seca lo mejor es aplicarnos algún tipo de hidrante, ya que los protectores solares también impiden el proceso que hace posible la vitamina D.

Tomar alimentos y suplementos de vitamina D
Aunque el Sol es la fuente natural que impulsa la producción de vitamina D en el cuerpo, también es algo relativo ya que dependemos del tiempo y las condiciones climáticas. Es decir ¿cómo disfrutar del sol durante el invierno? En este caso podemos recurrir a los suplementos de la vitamina D y las fuentes alimenticias de vitamina D. Entre los alimentos ricos en vitamina D se incluyen los huevos, el aceite de hígado de bacalao, la mantequilla, el queso y algunos tipos de pescado. 

Por otro lado, la sobredosis de vitamina D también es peligrosa para la salud pero sin embargo no se produce por la exposición a la luz del sol o por comer alimentos ricos en vitamina D.  La sobredosis de vitamina D puede producirse por el consumo incontrolado de suplementos de vitamina D. Es por eso que los expertos enfatizan una y otra vez sobre el hecho de que la mejor y más confiable fuente de vitamina D no es más que el Sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada