HÁBITOS CANCERÍGENOS MÁS COMUNES

El cáncer es una enfermedad extremadamente compleja, especialmente cuando se trata de su génesis y desarrollo.
En general, el cáncer es el resultado de genes del ADN dañados, que se convierten en oncogenes y causan la proliferación de células anormales. Sin embargo, ¿cuáles son las causas del daño genético? ¿Es posible prevenir este daño y, en última instancia, el desarrollo del cáncer?

Los científicos han encontrado que, aunque los daños en el gen que causa el cáncer puede ser el resultado de la genética, un gran número de oncogenes resultan de factores ambientales; las malas condiciones de trabajo, mala alimentación y otros hábitos. Estos hábitos que se conocen como cancerígenos se han relacionado con el desarrollo de neoplasias malignas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado en repetidas ocasiones que las dietas poco saludables, y los hábitos como el fumar, han contribuido al crecimiento explosivo del cáncer, tanto en los países desarrollados y los países en desarrollo.

Por tanto, es posible tomar medidas preventivas contra el cáncer mediante la adopción de estilos de vida saludables y eliminando sistemáticamente los hábitos diarios que han sido señalados como factores determinantes en la carcinogénesis. A continuación explicamos los siete  se explican en profundidad.
Hábitos cancerígenos más comunes:
El fumar
El tabaquismo es el hábito cancerígeno más extendido. Desde mediados del siglo 20, los científicos clasifican al consumo de tabaco entre los hábitos más perjudiciales.

Este hecho, sin embargo, no parece haber afectado a todos los millones de personas en el mundo que aún permanecen fieles a este hábito. Las estadísticas indican que el tabaquismo comienza a edades cada vez más tempranas. Se estima que el número de fumadores en todo el mundo es más de mil millones, lo que significa que 1 de cada 6 personas en el planeta fuma. Un asombroso número de 100 millones de personas han muerto de enfermedades relacionadas con el tabaco durante el siglo 20. Este número es equivalente a las muertes de dos guerras mundiales juntas.

Irónicamente, a pesar de sus efectos nocivos, el hábito de fumar también es el carcinógeno más fácil de tratar. Si la gente dejara de fumar las tasas de cáncer se reducirían drásticamente.

El riesgo de cáncer de pulmón es de 20 a 30 veces mayor para los fumadores que para los no fumadores, mientras que el 90% de los casos de cáncer de pulmón en todo el mundo se atribuyen al consumo de tabaco. Así mismo, el riesgo de cáncer de vejiga y de riñón es de 5 a 6 veces mayor para los fumadores que para los no fumadores. El tabaquismo se ha asociado con otros tipos de cáncer, incluyendo los que afectan a la boca, faringe, laringe, esófago, páncreas, estómago, hígado, cuello del útero y cáncer de la cavidad nasal.

El tabaquismo pasivo (inhalación de humo secundario del medio ambiente) es también un hábito cancerígeno y es capaz de aumentar las posibilidades de desarrollar cáncer de pulmón en un 2%.

Malos hábitos alimenticios
Los malos hábitos alimenticios vienen en segundo lugar en la lista de hábitos cancerígenos. La dieta, en general, está estrechamente relacionada con la carcinogénesis, en una proporción que algunos expertos estiman en un 30% en el mundo occidental.

Es un hecho innegable que en los países económicamente desarrollados, los hábitos alimenticios extremadamente desequilibrados han prevalecido: alta ingesta calórica, rica en grasas, hidratos de carbono refinados y proteínas animales en combinación con muy baja actividad física diaria. Esta dieta desequilibrada, una marca del estilo de vida occidental, ha contribuido al aumento de las tasas de obesidad y la aparición de enfermedades como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. También se ha asociado a varios tipos de cáncer.

La investigación ha demostrado que las personas que sufren de obesidad tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar cáncer que aquellos que tienen un peso corporal normal.

En los países donde la gente sigue este estilo de vida, hay ciertos tipos de cáncer que son más comunes. Esto establece la relación entre los hábitos de la carcinogénesis, la comida y estilo de vida sedentario. Cáncer de estómago, mama, colon, útero, riñón y próstata son, entre otros, algunos de los tipos de cáncer más comunes en el mundo occidental.

De acuerdo con un informe de 2003, el cáncer de estómago es uno de los tipos de cáncer más común en todo el mundo, con cerca de 870.000 nuevos casos y 650.000 muertes al año. Aproximadamente el 60% de los casos proceden de países desarrollados.

Frutas, legumbres, verduras y suplementos
Los estudios epidemiológicos han demostrado que el consumo regular de frutas, legumbres y verduras a diario puede reducir el riesgo de cáncer de faringe, pulmón, laringe, esófago, colon y cuello uterino. Sólo 500 gramos de frutas en nuestra dieta diaria son capaces de reducir el riesgo de desarrollar cáncer en el sistema digestivo en un 25%.

De excepcional importancia es también el origen de los alimentos que comemos. Los insecticidas utilizados en los cultivos contribuyen al cáncer de mama y la leucemia (especialmente en niños). Por esta razón, son preferibles los alimentos orgánicos y con garantías de calidad.

En general, es preferible que el organismo reciba todos los nutrientes necesarios a través de nuestra dieta  pero en casos de deficiencia en recomendable tomar suplementos; sus propiedades antioxidantes protegen nuestras células.

Beber alcohol
En general beber alcohol es un hábito cancerígeno si se consume en grandes cantidades y de forma regular. Cáncer de la cavidad oral, garganta, mama y esófago se asocian con el consumo de alcohol. El alcohol es también la causa de la cirrosis hepática, una enfermedad causada por el alcoholismo, así como el carcinoma hepatocelular, una forma altamente agresiva y peligrosa de cáncer.

Estilo de vida sedentario
Un estilo de vida sedentario casi siempre se combina con malos hábitos alimenticios, y esto favorece la carcinogénesis. La falta de ejercicio, especialmente en las poblaciones urbanas, es uno de los principales factores en la interpretación del crecimiento explosivo de los casos de cáncer en las últimas décadas. Por el contrario, el ejercicio físico regular reduce el riesgo de desarrollar cáncer.

Exposición excesiva al sol o a otras sustancias cancerígenas
Actualmente es bien conocido que la exposición excesiva al sol causa cáncer de piel, un tipo de cáncer que puede ser extremadamente desagradable y peligroso. Es aconsejable evitar la exposición al sol durante los momentos del día en que sea muy fuerte. Durante ese período de tiempo los expertos recomiendan estar bajo el sol no más de 20-30 minutos.

Por desgracia, también existen carcinógenos en nuestra casa y ambientes de trabajo. El cumplimiento estricto de normas de salud y seguridad en el trabajo es indispensable para aquellos que quieren proteger su salud.

Tenga en cuenta también que, ciertas sustancias químicas presentes en productos de limpieza y detergentes han sido identificados como cancerígenas.

Infecciones
Desafortunadamente, pocas personas son conscientes de que numerosos tipos de cáncer están asociados con las infecciones. En los países en desarrollo uno de cada cuatro tumores malignos es causado por infecciones como la hepatitis B y C y los virus del papiloma humano. Aunque las infecciones no son hábitos, algunas personas tienen la costumbre de no tratarlas, por lo tanto aumentan sus posibilidades de desarrollo del cáncer.

Dejadez en las pruebas médicas
La importancia vital de los exámenes médicos regulares no se puede enfatizar lo suficiente. Estas pruebas pueden detectar un tumor en una etapa temprana y hacer más fácil su tratamiento. Esto es especialmente cierto para cáceres de mama, colon cervical, y piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada