CONDICIONES RELACIONADAS CON LA ENFERMEDAD DE LAS ENCÍAS

La enfermedad de las encías es también conocida como enfermedad periodontal: una infección de los tejidos y huesos que sostienen a los dientes.


Generalmente es causada por una acumulación de placa que contiene bacterias, una capa invisible de gérmenes pegajosa que se forma naturalmente en los dientes y las encías.

Estas bacterias pueden aumentar el riesgo para una variedad de otras enfermedades. A veces, las bacterias de la boca pueden viajar en el torrente sanguíneo, desencadenando una reacción inflamatoria en otras partes de su cuerpo. 

De acuerdo con algunos estudios, las personas con enfermedad de las encías tienen más probabilidad de sufrir de enfermedad cardíaca que aquellas con encías sanas. Los investigadores no están seguros de por qué existe esta asociación. Una teoría es que las bacterias orales viajan en el torrente sanguíneo donde se pueden conectar a las placas de grasa en las arterias, causando inflamación y preparando el escenario para un ataque al corazón.
La diabetes puede reducir la resistencia del cuerpo a la infección. Altos niveles de azúcar en la sangre aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad de las encías. Lo que es más, puede que sea más difícil mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control. 

¿Sabía usted que las personas con síndrome de Sjögren son más propensas a tener problemas de salud bucal? Con síndrome de Sjögren, el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error los conductos lagrimales y las glándulas salivales, lo que lleva a la xerostomía (ojos y boca con sequedad crónica). La saliva ayuda a proteger los dientes y las encías de las bacterias que causan caries y gingivitis. Por lo tanto la boca constantemente seca es más susceptible a la caries dental y a las enfermedades de las encías.

Las personas con estrés producen altos niveles de la hormona cortisol, que causa estragos en las encías y el cuerpo. Si usted está estresado, ansioso o deprimido, usted puede estar en mayor riesgo de sufrir problemas de salud oral. El estrés también conduce a una higiene bucal deficiente: más del 50% de la gente no se cepilla o usa hilo dental con regularidad cuando están estresados. Otros hábitos relacionados con el estrés incluyen fumar, beber alcohol y apretar y rechinar los dientes (bruxismo).

Generalmente, usted puede prevenir la enfermedad de las encías utilizando el cepillo y el hilo dental con regularidad, con visitas regulares al dentista para exámenes y limpieza, y comiendo una dieta equilibrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada