CONSUMO DE ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO

El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar una amplia variedad de defectos congénitos físicos y mentales. El término trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) se utiliza para describir los problemas asociados con la exposición al alcohol antes del nacimiento

Aunque muchas mujeres son conscientes de que beber en exceso durante el embarazo puede causar defectos de nacimiento, muchas de ellas no se dan cuenta de que beber con moderación o incluso de forma esporádica también puede dañar al feto. De hecho, ningún nivel de consumo de alcohol durante el embarazo ha demostrado ser seguro.

No se recomienda que las mujeres embarazadas beben alcohol, incluyendo cerveza, vino, refrescos de vino y licores, durante todo el embarazo y la lactancia. Esto también se aplica a las mujeres que puedan estar embarazadas o que están intentando quedar embarazadas.

Recientes estudios gubernamentales indican que aproximadamente una de cada doce mujeres embarazadas beben durante el embarazo. Aproximadamente una de cada treinta mujeres embarazadas beben excesivamente (cinco o más bebidas en un día). Las mujeres que beben en exceso incrementan enormemente el riesgo de daños relacionados con el alcohol en sus bebés.

Peligros de beber alcohol durante el embarazo
El consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF), con efectos que van desde leves a graves. Estos efectos de beber durante el embarazo incluyen retraso mental y de aprendizaje, problemas emocionales y de conducta, y defectos en el corazón, la cara y otros órganos. La más grave de estos efectos es el síndrome de alcoholismo fetal (FAS), una combinación de defectos congénitos físicos y mentales.

Beber alcohol durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro y aborto involuntario. Los estudios también sugieren que el consumo de alcohol durante el embarazo puede contribuir a la muerte del feto. 
El síndrome de alcoholismo fetal (SAF)
El SAF es una de las causas más comunes de retraso mental, además de ser la única causa que es totalmente prevenible. Los estudios realizados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU indican que entre 1.000 y 6.000 bebés de este país nacen cada año con síndrome de alcoholismo fetal.

Los bebés con SAF son anormalmente pequeños al nacer y generalmente no se desarrollan por completo a medida que envejecen. Tienen características faciales como ojos pequeños, un labio superior delgado y piel lisa en lugar del surco normal entre la nariz y el labio superior. Sus órganos, especialmente el corazón, no se forma correctamente. Muchos bebés con SAF tienen también un cerebro pequeño con una forma anormal. La mayoría tiene algún grado de discapacidad mental. Muchos tienen mala coordinación, poca capacidad de atención y problemas emocionales y conductuales.

Los efectos del síndrome de alcoholismo fetal y otros trastornos del espectro alcohólico fetal duran toda la vida. Incluso si no acarrea retraso mental, adolescentes y adultos corren el riesgo de problemas psicológicos y de comportamiento. 

¿Cuánto alcohol es demasiado durante el embarazo?
Ningún nivel de consumo de alcohol ha demostrado ser seguro durante el embarazo. Los investigadores están examinando más de cerca los efectos más sutiles del consumo moderado y esporádico de alcohol durante el embarazo.

Cura para los trastornos del espectro alcohólico fetal
No hay cura para los TEAF. Sin embargo, un estudio de 2004 encontró que el diagnóstico precoz (antes de los 6 años de edad) y el ser criado en un ambiente estable y de bienestar puede mejorar las perspectivas a largo plazo para los individuos con trastornos del espectro alcohólico fetal. Los niños que han experimentado estos factores de protección durante sus años de escuela tenían de dos a cuatro veces más probabilidades de evitar problemas graves de conducta.

Beber alcohol durante la lactancia
Pequeñas cantidades de alcohol llegan a la leche materna y pasan al bebé. Un estudio encontró que los bebés amamantados por mujeres que bebían una o más bebidas alcohólicas al día eran más lentos en la adquisición de habilidades motoras (como gatear y caminar) que los bebés que no habían sido expuestos al alcohol. 
No se recomienda que las mujeres beban alcohol durante la lactancia, tal como aconseja la Academia Americana de Pediatría (AAP). Sin embargo, de acuerdo con la AAP, una bebida alcohólica ocasional probablemente no le haga daño al bebé, pero si se bebe, debería esperar al menos 2 horas antes de amamantar al bebé.

En conclusión
Debido a que actualmente no hay forma de predecir qué bebés sufrirán daños por el consumo de alcohol durante el embarazo, lo más seguro el feto es no beber nada de alcohol durante esta etapa. Todas las mujeres que están considerando en quedarse embarazadas deben dejar de beber alcohol. Los grandes bebedores deben evitar el embarazo hasta que crean que pueden abstenerse de tomar alcohol durante todo el tiempo del embarazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada