SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA EN NIÑOS

El síndrome de fatiga crónica en niños es una de las enfermedades crónicas más controvertidas entre los especialistas en investigación. Uno de los signos de este síndrome, que aún no está totalmente entendido en el mundo de la medicina, es la aparición de fatiga que no desaparece aun cuando el niño está en total reposo.


síndrome de fatiga crónica en niños

CAUSAS DEL SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA EN NIÑOS

Aunque las causas literales de la enfermedad no se conocen, el síndrome de fatiga crónica a menudo se produce después de una infección viral. Otros factores que pueden contribuir a su aparición son las anomalías metabólicas, alergias, problemas neurológicos, disfunción endocrina y baja presión arterial.

SÍNTOMAS DE SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

La fatiga crónica se manifiesta durante más de seis meses sin diagnóstico de las condiciones médicas que se asocian con la incidencia de esta enfermedad. Generalmente, los médicos hacen el diagnóstico con síntomas de inflamación de los ganglios en el cuello o la axila, dolores de cabeza inusuales, dolor muscular y dificultades de concentración.

EFECTOS PSICOLÓGICOS DEL SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

El niño con fatiga crónica puede tener uno o más de los siguientes síntomas: sensación de ansiedad, depresión e irritación. El niño también puede tener dificultades para recordar o concentrarse en las cosas.

El niño puede ser incapaz de salir al aire libre, jugar o visitar amigos, o continuar con sus aficiones o sus actividades habituales. El trastorno puede afectar seriamente la vida normal del niño.

TRATAMIENTO DEL SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

No existe un tratamiento estándar contra el síndrome de fatiga crónica, pero los médicos recomiendan un estilo de vida más activo, el ejercicio regular, mantener el estrés bajo control y una alimentación saludable;  medidas para aliviar los síntomas. El objetivo es ayudar al niño con síndrome de fatiga crónica a reanudar poco a poco sus las actividades normales. 

Efectos de la enfermedad sobre el desarrollo infantil

Muy a menudo los primeros síntomas aparecen entre las edades de 11 y 15 años, produciéndose en una proporción mayor en las niñas. Los padres de estos niños, dan explicaciones de síntomas que van desde el estrés, la pereza o problemas en la escuela.

El síndrome de fatiga crónica puede afectar seriamente la capacidad de aprendizaje de un niño, que a menudo se refleja en el rendimiento escolar, incluso cuando los niños le dedican suficiente tiempo en el aprendizaje. El bajo nivel de energía, combinado con disminución de la concentración, puede empujar al niño a la apatía o incluso la depresión.

Los efectos de esta enfermedad son más graves en el primer año, pero mejoran con el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada